December 30, 2018

September 25, 2018

Please reload

Recientes

Participa en el REPORTE 2018

January 12, 2019

1/8
Please reload

Destacado

Emprender tu profesión como Animador

September 15, 2018

¿Cómo puedes emprender tu profesión como animador?

Vaya que este es un tema recurrente para mi, en especial por parte de mis alumnos, quienes siempre en algún punto llegarán a hacerme dicha pregunta (a mi, y a muchos otros de mis colegas). Cuando uno desea vivir de una profesión como la animación, lo primero que debe de hacer es decidir entre dos opciones iniciales: a) ser empleado, b) ser emprendedor.

 

a) Ser Empleado

Sin duda es una de las opciones más recomendables para quienes están aún estudiando, o bien, han concluido sus estudios recientemente. Trabajar en un estudio de animación siempre será mucho más fácil y accesible, una de las grandes ventajas es la oportunidad de enfocar todo el esfuerzo y atensión en el trabajo, especialmente en el área de especialización de interés. No es necesario preocuparse por las cuestiones que implican llevar una empresa. Uno podrá aprender mucho y concentrarse principalmente en trabajar, adquiriendo así más experiencia y elevendo de forma considerable el nivel técnico en un área de la profesión.

El lado negativo de esto se puede resumir en dos factores principales: El primero está la dura realidad de que mientras uno sea un empleado, al menos que se sea un empleado de alto rango (líder de equipo, supervisor, director, etc) jamás participará en la toma de decisiones con respecto a que proyectos realizar y en que tareas te gustaría profundizar, esto puede no solo ser agotador en un ámbito psicológico, también se corre el reisgo de que estancarse profesionalmente, pues no siempre se tendrá la oportunidad de experimentar y aprender cosas nuevas. El segundo factor tiene que ver justamente con la contraparte que viene de solo dedicarse al área profesional y dejar fuera los aspectos de negocio. Conocer y entender los pormenores de la gestión de un negocio (más si es uno relacionado con la profesión) implica que si en algún momento se desea independizar, o bien, formar su propia empresa, no se tendrá el conocimiento y experiencia en cómo hacer un buen negocio.

 

b) Ser Emprendedor

Al respecto de este punto, hay dos alternativas: Freelancer o Empresario.

Ser un freelancer representa para muchos el ideal de "ser tu propio jefe". Tener la libertad de elegir para quien trabajar y cuando, así como el tipo de proyectos, sin duda es muy atractivo. Además, esta profesión se presta a ese tipo de situaciones, sobre todo que gracias a internet hay una enorme cantidad de plataformas que permiten encontrar clientes a nivel nacional e internacional y poder involucrarse no solo en proyectos pequeños, sino en grandes proyectos mediante plataformas de crowdworking - cómo es el caso de ARTELLA - Adiconal a todo esto, también es posible ofrecer servicios más sofisticados, pues existen plataformas que ponen a disposición de los animadores freelance acceso a tecnología que anteriormente era imposible, como lo son servicios de granjas de render vía remota (online) así como la renta de nodos de procesamiento o "cloud-workstations" que por un tiempo limitado y costo razonable es posible tener una infraestructura de producción similar a la de un estudio de animación mediano.

Sin embargo, ser Freelancer no es un camino facil. Lo primero y más importante de todo, exige que los animadores sean rigurosamente disciplinados, pero no solo con su trabajo, sino con su vida en general: horarios de trabajo fijos, atención a clientes, finanzas bien administradas, etc, etc. Además de eso, está la cuestión de que no siempre se podrá tener la oportunidad de rechazar proyectos o elegir que si y que no hacer, habrá muchas veces en las que la necesidad obligará el tener que trabajar con clientes malos y en proyectos poco atractivos.

Si uno opta por el camino de ser un Empresario, y decidé poner su propio estudio de animación, básicamente está eligiendo un camino como Freelancer, pero mucho más difícil, porque ser empresario implica tener empleados, y ahora no solo se trata de solo ser responsable de uno mismo, sino de ser responsable por otras personas. Eso si, tener un estudio propio, cuando se hace bien, puede llevarnos muy lejos, más lejos de lo que podríamos conseguir siendo empleados o freelancers. Pero lo más importante al respecto de ser un empresario, es que se tiene que tener en claro que la prioridad será la empresa, no los proyectos, la pasión estará centrada en facilitar que otros (los empleados) puedan involucrarse en grandes producciones, y no se trata de querer ser dueño-jefe solo para cumplir caprichos personales. He visto como muchos desean crear un estudio propio porque creen que solo así podrán vivir de hacer animación, pero no entienden que el ser dueño de una empresa de animación implica enfocarse en hacer crecer a la empresa y dejar que otros sean los que hagan la animación.



CONSEJOS

Pues bien, aquí les dejo algunas recomendaciones, basadas en mi experiencia, propia y de las vivencias que muchos de mis colegas me han compartido.

 

1. APPLIED ANIMATION. La animación es una profesión increíble, con enormes posibilidades, si bien es común centrar nuestra atención a las áreas de entretenimiento y publicidad, la verdad es que hay muchas más opciones, puesto que la animación implica dar vida a imágenes que ayuden a expresar y comunicar, y hoy en día vivimos en una era en donde existe una enorme necesidad - por no decir dependencia - de que la información visual sea dinámica. En nuestra actualidad y para los años por venir, la gente de todas edades, niveles sociales y nacionalidades prefiere ver un video (o animación) que le explique las cosas en vez de tener que leerlas. Por esto mismo, no es prudente limitarnos en la aplicación de la animación en productos de entretenimiento y publicitarios, hay que investigar bien, analizar los contextos y darnos cuenta de que todas las industrias requiere de una u otra forma la necesidad de contenido animado.

 

2. El secreto del éxito está en el PIPELINE. Todos sabemos que los mexicamos somos muy creativos, llenos de talento e ingénio, somos chambeadores y comprometidos. Además, hoy en día tenemos acceso al conocimiento, a las herramientas y tecnologías que se usan a nivel profesional, y sin embargo, a pesar de todo esto, ¿por qué no hay grandes empresas creativas en el país? ¿por qué no hay más empresas mexicanas tan grandes e importantes como Pixar, Laika, Dreamworks, Cartoon Network? ¿qué tienen ellos que nosotros no?.. la respueza es simple... ellos DOMINAN EL PIPELINE. Para quienes no conozcan el término, el Pipeline se refiere al proceso de producción profesional, todas las etapas involucradas en la creación de contenido animado, bien integradas, sincronizadas y controladas. En empresas extranjeras, tienen la capacidad de poder decir, sin dudas y sin darle vueltas, cuanto costaría un proyecto, cuanta gente se requiere y en cuanto tiempo se debe de entregar, todo gracias a que conocen muy bien sus proesos de trabajo, implementan metodologías de producción y hacen revisión y mejora constante del funcionamiento de todas las áreas de una empresa. Mientras que aquí en México, la enorme mayoría de los estudios y profesionistas de la animación son improvisados, carecen de métodos de trabajo, descuidan sus procesos e ignoran los costos y tiempos que se requieren. Si en verdad quieren poder ser empleados, freelancers o empresarios de animación exitosos en México, tienen que aprender la importancia de implementar un Pipeline propio y de llevarlo hasta las últimas instancias.

 

3. Al final, todo esto es un NEGOCIO. Por último, y quizás lo más importante de todo, es entender que si uno quiere vivir de una profesión, no solo de la animación, sino de cualquier otra profesión creativa, la clave está en entender que así como uno invierte su tiempo, dinero y esfuerzo en mejorar sus conocimiento y habilidades en la animación, también es igual de importante invertir lo mismo en aprender sobre negocios, tanto el negocio de la animación como de negocios en general. Saber como cobrar, calcular el costo de producción, asuntos legales, habilidades de negociación, etc, etc. No importa que tan bueno uno pueda ser en el arte de la animación, si uno no entiende que al final, todas nuestras decisiones y acciones profesionales afectan y son afectadas por el contexto del negocio en el que nos involucramos, difícilmente podremos llegar lejos.

 

En conclusión, vivir de hacer animación es algo que requiere de mucho más que solo saber usar uno que otro software, incluso, vivir de la animación tiene más que ver con otros aspectos que con la animación en si. No hay duda que ser muy bueno como animador puede facilitarnos el camino profesional, conseguir empleo, clientes e inversionistas, pero en mi experiencia (y la de muchos otros) lo que termina por convertirse en el mayor de los obstáculos es justamente el ser negligente con todo aquello que va de la mano de la frase "vivir de hacer animación". Cómo bien dice un dicho; "quién solo sabe de música, ni de música sabe", lo mismo aplica en este caso: "Quien solo vive para animar, ni para animar podrá vivir."

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us